Correo interno
Parque Riochico
Parque Riochico
Parque Riochico
Parque Riochico

Salud

subcentro de salud

La parroquia cuenta con varias unidades médicas: el Centro de Salud de Riochico; los subcentros de La Balsita, El Rodeo y La Encantada; además, dos dispensarios del Seguro Social Campesino, emplazados en las comunidades Playa Prieta y El Milagro. Estos dispensarios son unidades que atienden solo a los afiliados y que prestan atención primaria.

Cuando se registra alguna emergencia o atención especializada con la que no cuentan estas dependencias, los pacientes son transferirse a la ciudad Portoviejo.

MEDICINA TRADICIONAL

Persiste en la población de Riochico la tradición de optar por los servicios de medicina alternativa o popular, caracterizada por el uso de hierbas o plantas medicinales y aromáticas; contribuyendo de esta manera a crear procesos curativos emergentes.

La preparación de aguas a las que denominamos aromáticas o té de montes, infusiones o tomas con hierbas medicinales está sustentada en un principio térmico que involucra la dualidad fresco-cálido y que ayuda a la recuperación de las personas que adolecen de algún padecimiento leve.

Según los entendidos y profesionales en esta área de la medicina tradicional y natural, este principio define el efecto que las sustancias producen cuando ingresan o se aplican al cuerpo humano: es decir, si el organismo padece de situaciones de enfriamiento como gripe, escalofrío, reumatismo y otros similares, el agente empleará plantas medicinales calificadas como “calientes”; caso contrario, para las enfermedades cálidas, como temperatura o inflamación, utilizará plantas “frescas”.

La medicina popular en la Parroquia Rural de Riochico, tomando como base la descripción de los agentes de salud y de varias enfermedades por ellos tratadas, más las prácticas empleadas para su curación, se establece en: curanderos, parteras o comadronas, y sobadores. Mientras que las enfermedades predominantes en la medicina popular son: mal de ojo, susto y espanto.

Las creencias religiosas también tienen influencia en las personas que padecen de algún tipo de enfermedad. La adoración a los santos, un arraigo religioso popular, se hace evidente, sobre todo, en las personas de mayor edad, quienes a través del estímulo que le otorga su fe logran, a decir de muchos, que se restablezca la salud física y emocional de quienes la practican.